Loading... (0%)

MAD 2012: un cita cada vez más imprescindible

16 abril 2012

Si ya el año pasado las opiniones fueron buenas, las de este año han confirmado que el MAD 2012 (13 y 14 de abril) es una cita que debemos apuntar todos en nuestra agenda: todo un referente en lo que a creatividad se refiere. Aunque su público inicial son estudios de diseño, agencias de publicidad interactiva y de motion graphics, es una cita más que recomendable para aquellos que estén interesados en todo lo que implica el proceso creativo, sean o no del sector.

La masterclass por parte de Rufus Deuchler y Ana Mesas, de Adobe, en la que, además de descubrirnos las novedades en la nueva versión de Photoshop, anunciaron que próximamente se dispondrá por 50 euros al mes de todas sus herramientas creativas en la nube (perfecto para proyectos puntuales), fue el inicio de dos jornadas por las que pasaron Cuban Council, Hanzo, Aaron McBride y Stefan Sagmeister entre otros, para hablar de su trabajo, de cómo lo conciben y, sobre todo, de sus ideas sobre la creatividad.

Los créditos del MAD 2012 fueron obra de Nando Costa, otro de los ponentes. Su frase «Vector is the new oil paint» fue el inicio de una presentación en la que nos demostró la importancia de los detalles para marcar la diferencia y de los proyectos fallidos, fundamentales para aprender. Probablemente fue una de las presentaciones más inspiradoras pues siempre es interesante escuchar a alguien que ama su trabajo y se divierte con él. Si empezó con una gran frase, cerró con una gran cita de de Escher: «My job is a game, a ver seriously game».

Sin embargo, si nos tenemos que quedar con algo es con el concepto de que lo más importante era la idea, lo esencial, nexo entre las charlas de Vitaly Friedman, cofundador y editor jefe de Smashing Magazine, y Mario Eskenazi, diseñador. La importancia de la idea, de profundizar en ella y reducirla a lo esencial, dejar de mirar lo que hace el resto de los diseñadores para crear algo propio, hacer obras en las que el diseño pase desapercibido y que sean completamente intuitivas… esas fueron algunas de las ideas más sobresalientes con las que muchos nos quedamos. Ideas que parecen lógicas y evidentes pero que a veces se pierden de vista cuando se prima la forma sobre el fondo.

En definitiva, el MAD debería ser una cita obligada por dos razones: para disfrutar de la obra de los creadores más notables y también para pensar en cómo y por qué haces las cosas, para ir más allá, para marcar la diferencia.

Si queréis estar informados en todo momento sobre sus próximas convocatorias y todas las noticias relacionados con ellos, podéis seguirlos a través de su web Mad in Spain y de las redes sociales, en Facebook y Twitter.