Loading... (0%)

Miguel Ángel Uriondo: «lo peor de los blogs es que suelen valorarse más fuera de la empresa»

09 septiembre 2013

Repasar la andadura profesional de nuestro entrevistado esta semana impresiona: de internacional a economía, hasta llegar a empresas y, especialmente, tecnología. Efectivamente, se trata de Miguel Ángel Uriondo, un periodista y bloguero que disfruta tanto con su trabajo que  con cada uno de sus posts ALSD sobre tecnología, empresas y telecomunicaciones  nos hace aprender, pues nos contagia ese entusiasmo con el que escribe.

La semana pasada nos encontramos con él en el XXVII Encuentro de las Telecomunicaciones y no pudimos resistirnos a hacerle una entrevista. Y mereció la pena, desde luego.

¿Cómo comenzaste en el mundo de los blogs?

Es fácil acordarme de la fecha, porque me inspiró mi mujer nada más conocerla, hace algo más de nueve años. Ella creaba sus propios blogs en HTML, cuando las herramientas colectivas aún no eran lo que son hoy, y me inspiró para tener un blog personal. Al entrar a trabajar en La Gaceta de los Negocios (cuando era competidor de Expansión y Cinco Días y con Juan Pablo de Villanueva como director), les convencí para crear La Gadgeta, y cuando me mudé a Actualidad Económica lo reconvertí a ALSD. El nombre se debe a un desliz de la exvicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega en una conferencia que me hizo demasiada gracia. En todo este tiempo, ha sido mi campo de juego, mi gran espacio de libertad. Y me ha dado grandes satisfacciones. Suele ser, mes tras mes, el segundo o tercer blog más leído de Expansion.com por número de usuarios únicos.

¿Cómo empezó a interesarte el mundo de la tecnología?

Mi introducción se debe mucho a un viejo Spectravideo que entró en mi casa siendo yo muy pequeño, junto con un libro sobre cómo aprender a programar en Basic. Además, mi hermano es técnico de sistemas y mi padre se ha pasado años desarrollando una teoría sobre cómo se genera lo nuevo. Algunos de mis mejores amigos son ingenieros e informáticos y, para colmo, me casé con una ingeniera de telecomunicaciones. Era casi inevitable. Siempre he sido el menos geek de mis amigos geek, pero eso ya era ser MUY geek para el mundo real.

¿Destacarías alguna anécdota que recordaras de tus inicios?

Mis años en Europa Press fueron toda una escuela de periodismo, lo que me hace lamentar que no exista ya la rotación de antaño. Es algo muy malo para los jóvenes periodistas, que se pierden una magnífica formación. Allí conocí a gente extraordinaria, aprendí mucho y me divertí aún más. Recuerdo especialmente a Emilio, un compañero que trabajó a mi lado en el turno de noche durante un año. Cinco días a la semana, de 00:00 a 08:00 horas. Era un tipo increíble y lleno de vida que en muy poco tiempo me enseñó muchas cosas y que, por desgracia, falleció en un accidente de moto al poco tiempo.

Ya en el mundo de las telecos, debo reconocer que si no fuera por el grupo humano que conforman los periodistas que se dedican a esto, así como los profesionales de comunicación de muchas de las empresas, yo sería mucho menos de lo que soy. En todos los aspectos. ¿Lo más sorprendente? Siempre he tenido buenos jefes. Parece mentira, pero creo que siempre ha sido gente justa que me ha dejado trabajar, a quienes he visto currar y de los que he aprendido. Con lo que me cuentan por ahí, es una de las grandes suertes que he tenido en la vida.

¿Qué te han aportado los blogs, bueno y malo?

Como periodista de agencia, acostumbrado a escribir mucho, he agradecido la capacidad de ir escribiendo según se me van ocurriendo las cosas. Me ha permitido seguir manteniendo mi foco en la actualidad a medida que mi periodicidad se iba alargando. Lo peor es que es un trabajo que suele valorarse más desde fuera de la empresa.

Si no tuvieras un blog, ni existiera la herramienta como tal, ¿qué harías?

Trabajar menos :-). En realidad, sería una faena. Tengo un Tumblr en el que a veces suelto cosas que no caben en ningún sitio, y soy un tuitero impenitente. Supongo que me volcaría en ese tipo de cosas. O incluso en Facebook, que es algo que hoy por hoy intento restringir (a duras penas) al ámbito personal.

¿Qué planes tienes de futuro?

Estoy muy contento en Actualidad Económica, es un medio que me permite escribir reportajes de entre cuatro y ocho páginas, muy pensados y editados por grandes profesionales. Aprendo todos los días de mis compañeros y no me veo desapareciendo sin más. Si me fuese sería porque me echasen a patadas o porque me ofreciesen un proyecto similar o muy apasionante. Por lo único que no me iría sería por dinero. Si he aprendido algo en la vida es que pongo demasiado de mí mismo en el trabajo como para que no me guste. Creo que mi familia prefiere verme contento y pobre.

Como mi trabajo es mi hobby, no me importa dedicarle mis días libres. Es mejor que pasarse el día metido en Skyrim o jugando al Civilization 5. Lo único que es sagrado es el tiempo que dedico a mi familia. Pero fuera de eso, siempre estoy buscando a qué dedicar mis madrugadas, vacaciones y fines de semana. Hay gente a la que le gusta el modelismo o hacer bicicleta. A mí me gusta trabajar. Este año voy a impartir una sesión en un máster y me gustaría hacerlo más a menudo. Me encanta interactuar con gente joven y que mira tu actividad con otros ojos. También me ha gustado hacer formación de portavoces y algunas cosillas de consultoría. En general, en mi tiempo libre quiero probar cosas nuevas.

¿Lees otros blogs habitualmente? ¿Nos recomiendas alguno?

Tecnoestrategias, de Ignacio del Castillo, es EL blog sobre telecomunicaciones. XKCD, aunque sea un webcomic, es extraordinario. La libreta de Van Gaal, un blog sobre prensa deportiva que escribe un amiguete. ADLO, un blog rarísimo sobre tebeos que ya sólo entendemos quienes llevamos leyéndolo desde hace una década… Leo muchos blogs de tecnología estadounidenses, pero los entiendo más como medios pequeños que como blogs grandes. Aunque sea en vídeo, me encantan los comentarios de Ray William Johnson en Youtube. Y aunque no lo preguntes, veo muchas series. Demasiadas. Muero por Community, espero ansioso la nueva entrega de House of Cards, me gusta The Newsroom más que a la media y pido una oportunidad para Utopía. Eso sin olvidar los clásicos aún activos (Dexter, Breaking Bad, Game of Thrones…)

¿Dónde podemos leerte, en qué otros blogs escribes?

Además de ALSD, el blog de Uriondo, tengo otros proyectos dentro de mi empresa. Por ejemplo, ayudo a los chicos de IGN en la radio y, a veces, en su canal de YouTube. Y de vez en cuando cuelo algo en El Navegante. Todo por vicio. Pero también tengo pequeños proyectos personales que desarrollo en mi tiempo libre y a los que dedico muchas noches. Me lo paso especialmente bien con Guerra Zivil, un conjunto de relatos sobre zombies ambientado en España con la colaboración de algunos escritores muy brillantes. Me enganchó la idea de crear un relato colaborativo junto a escritores y fans. Es como llevar el mundo 2.0 al entretenimiento más descerebrado.

Un detalle curioso de mi familia es que mi mujer es escritora y tuvo muy buenas ventas de su novela de aventuras steampunk El Tercer Estado (siempre recomiendo su ponencia en el TEDx que se celebró en Asturias). Así que intento apoyarla todo lo que puedo, y eso incluye asistirla con su blog Pequeños Escritores, con una sección en la que me planteo cómo sería enseñar a tus hijos a hacer un periódico. Lo llamo El Chiquiriódico, y es un proceso que espero que me sirva de algo cuando mis dos enanos sean más mayores. En Experiensense escribo cosas sobre el mundo del móvil que son interesantes pero que se escapan de lo que busca el lector de Expansión. La Mobile World Capital pidió recientemente a varios periodistas del sector textos que ilustren la situación de la tecnología móvil en España y tuve la oportunidad de cooperar con ellos con un post del que estoy especialmente orgulloso.

¿Tienes previsto lanzarte al mundo editorial? ¿Publicar un libro con el conocimiento que tienes atesorado?

Me lo preguntan mucho mis amigos, pero no creo que vaya a tener tiempo. Creo que un libro es más que una colección de post, y lo que escribo suele estar muy pegado a la actualidad. Tengo una idea concreta para un pequeño ensayo de investigación, pero no tengo tiempo ni fuerzas para hacerlo ni aunque me pagasen por él, así que tendré que esperar a otro momento de mi vida. Sinceramente, ahora me veo más escribiendo novelas tontas de humor. Escribí los primeros capítulos de una soberana idiotez titulada Móviles para Fantasmas y tengo ganas de terminarla. Aunque sólo sea como homenaje a Douglas Adams y a uno de mis ídolos, Terry Pratchett –hoy enfermo de Alzheimer. Su libro The Truth es el mejor manual de periodismo que existe.

_____

También puedes seguirle en Twitter, Tumblr, Instagram y LinkedIn.