Loading... (0%)

Laura Baena: «Las malasmadres que dan sentido al club, son inspiración constante»

14 diciembre 2015
malas madres

«Mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento…». Así se define el Club de malasmadres, que este año ha visto premiada su divertida y comprometida forma de vivir la maternidad con el Bitácoras al mejor blog de humor.

Laura Baena, su creadora, nos cuenta más sobre él.

¿Cómo comenzaste en el mundo de los blogs? ¿Fue una iniciativa propia o te picó el gusanillo otros espacios?

Empecé cuando me quedé embarazada y buscaba nombre para la primera buenahija, en ese blog, llamado La niña sin nombre: contaba mi día a día, hablaba de mi experiencia como madre. Meses después empecé una sección: «Diario de malamadre» porque me sentía engañada, sentía que la realidad de madre que estaba viviendo no conectaba con lo que me habían contado. Fue casual casual, por desahogarme y buscar empatía con otras madres que se sintieran igual.

¿Cómo surgió la idea de crear el Club de MalasMadres?

Surge hace dos años, una noche que abro una cuenta en twitter, en forma de desahogo. De desahogo porque me di cuenta tras la baja maternal que no era perfecta, que no podía llevar todo hacia delante, en definitiva que no era una súperwoman. Encontré en el 2.0 otras muchas malasmadres que se sentían identificadas con todo lo que iba escribiendo y publicando y comenzó a crecer y convertirse en una gran comunidad emocional donde nos reímos de nuestros errores y hacemos terapia 2.0. El blog comenzó en marzo de 2014 como un diario personal y poco a poco se fue convirtiendo en un espacio lleno de contenido con muchas colaboradoras que hablan de distintos temas que preocupan a las malasmadres.

¿Destacarías alguna anécdota que recordaras de tus inicios?

La ilusión cuando recibías un comentario, cuando alguien enlazaba uno de tus posts. Y también la «obsesión» de primeriza de postear todos los días, de sentir que te están esperando. Es un momento emocionante y agobiante al mismo tiempo. Sin duda, engancha.

¿Qué te inspira a la hora de escribir tus propios post, de dónde surgen las ideas?

Me inspira mi propia experiencia, todo lo que escribo y cuento es fruto de lo que acontece en mi vida, de esa vida laboral, personal y maternal que me hace vivir tantas vivencias todos los días. Del sentimiento de malamadre que me acecha, de las aventuras que me hacen vivir mis dos buenashijas y de las realidades que me llegan de otras malasmadres. Ellas, las malasmadres que dan sentido a esta comunidad, son inspiración constante.

¿Qué te han aportado los blogs en general, bueno y malo?

Creo que en general me ha aportado bueno, seguir otros blogs que son de mi interés hace que enriquezca mis propios pensamientos y que me aporta muchos conocimientos. Se crea una comunidad 2.0 que traspasa la pantalla. De los blogs me llevo amigas 1.0 que han pasado a ser imprescindibles. Me ha dado la oportunidad de conectarme con el mundo tanto a nivel personal como profesional.

¿Qué ha supuesto para ti ganar el premio Bitácoras este año?

El reconocimiento al trabajo, al esfuerzo, en un país que parece no premiar eso, el recibir este premio me ha hecho creer aún más en esta idea. Darme cuenta de la de gente que hay alrededor de este club que lo siente como suyo, que se emociona contigo, que comparte cada día tanto que no sé cómo agradecerlo. Por eso este premio no es solo mío, es de todas ellas. Ha sido un año muy duro, durmiendo poco y viviendo intensamente, pero ha merecido la pena, sobre todo, cuando sientes el apoyo de la gente y el reconocimiento de un premio como este. Nuestro bitacorín pronto tendrá un lugar privilegiado para que sea visto por muchos.

Si no tuvieras un blog, ni existiera la herramienta como tal, ¿qué harías?

Comunicaríamos por redes sociales: no en vano comenzamos toda esta aventura del club de malasmadres en Twitter. La fuerza de las redes sociales hoy día es brutal. Es un amplificador impresionante de tu voz y te conecta con el mundo. El blog permite crear contenido para esas redes, son el tándem perfecto. Si no existiera el blog, seguramente tendría la casa inundada de diarios escritos como hacía en la adolescencia…

Si tuvieras que elegir una red social en lugar del blog, ¿cuál elegirías? ¿Por qué?

Creo que las tres redes sociales donde está el club, Facebook, Instagram y Twitter tienen sus ventajas. Me quedaría con la capacidad de crear debate de Facebook, la potencia visual de Instagram y la inmediatez y rapidez de Twitter.

¿Qué planes tienes de futuro con respecto al blog?

Seguir trabajándolo como hasta el momento, con contenidos de calidad respondiendo a la demanda de temas y peticiones de nuestras malasmadres, y poco a poco ir incluyendo secciones de interés para el club, tanto online como físicas. Hay un par de proyectos que nos emocionan y que iremos desvelando muy pronto.

¿Lees otros blogs habitualmente?, ¿nos recomiendas alguno?

Antes leía muchísimos, ahora leo pocos y los sigo más por redes. Pero no me pierdo los geniales blogs de dos blogueras que se han convertido en amigas: Boticaria García y Me gusta mi barrio.

¿Dónde podemos leerte, además de en tu blog?

Leerme como tal en redes sociales y a través del libro Soy buena malamadre, que salió a la luz el pasado mes de abril, que es sin duda la Biblia de las malasmadres. Actualmente hago pocas colaboraciones en otros medios porque me es imposible por falta de tiempo y porque el club de malasmadres es tan impresionante que se merece todos mis esfuerzos. Las malasmadres cambiaremos el mundo, sino morimos antes de sueño. ¡Yeah!

Muchas gracias, Laura.