Loading... (0%)

Tomás García Cayuela (El saber culinario): «Sin el blog me quedaría un poco huérfano»

03 octubre 2016
el saber culinario

El saber culinario es un sinfín de saberes gastronómicos: recetas, actualidad, contenidos relacionados con alimentación… Este enfoque tan amplio surge de la experiencia de su creador, Tomás García, en torno a la comida, desde que era pequeño, cuando se aficionó a la cocina, hasta que decidió centrar sus estudios universitarios en torno a esta temática y se convirtió en un profesional que no cesa de aprender y curiosear,

¿Cómo comenzaste en el mundo de los blogs? ¿Fue una iniciativa propia u te picó el gusanillo otros blogs?

La idea de crear un blog surgió entre dos «foodies» hace ya más de 4 años, mi compañera de trabajo Raquel y yo. Ella era más sibarita y conocedora de tendencias y restaurantes y yo más bien un cocinillas, así que un buen día le propuse unir nuestras fuerzas: ella hablaría sobre restaurantes y alimentos y yo sobre recetas de cocina. Con el paso del tiempo, Raquel tuvo que dejarlo y desde entonces me encargo de dirigirlo todo.

En los inicios mis referencias eran webs de gastronomía famosísimas (y lo siguen siendo), como Directo al Paladar, Gastronomía y Cía, Recetas de Rechupete, etc. Poco a poco, el blog fue cogiendo personalidad propia y ha evolucionado mucho con la aportación además de varios colaboradores a lo largo de estos años.

Eres doctor en ciencia y tecnología de los alimentos. ¿Qué te llevó a conectar este aspecto más profesional con lo foodie?

Creo que fue antes el tema «foodie» que el aspecto profesional. Mi interés por la cocina viene desde el momento en que empecé a ejercer de «pinche» en casa, tanto con mi madre en el día a día como con mi abuela los fines de semana (todavía recuerdo las instrucciones que nos daba a mi prima y a mí para hacer un arroz con pollo…). También tiene buena culpa los programas de cocina de Karlos Arguiñano. A raíz de esto, me empezó a interesar el tema de la alimentación, la nutrición y todo lo que tuviera que ver con el procesado de los alimentos, por lo que me decidí a estudiar Ciencia y Tecnología de los Alimentos, a la par que seguía viendo muchos programas de cocina y leyendo otros tantos libros de cocina especializados. Todo ha ido muy encadenado, y lo que sé ahora viene de muy atrás. La conexión entre los dos mundos (lo que ahora se ha empezado a denominar gastrociencia) está siempre ahí, desde el momento en que enciendes los fogones, hasta que digieres lo que te comes.

¿Destacarías alguna anécdota que recordaras de tus inicios?

Anécdotas hay muchas, pero de mis inicios en el mundo culinario, recuerdo que me dio por practicar con masas de croquetas «de sabores infinitos» y mis padres eran los conejillos de indias… los pobres me decían que estaban «muy buenas», pero eso no era verdad.

¿Qué te han aportado los blogs, bueno y malo?

El mundo de la blogosfera es tan amplio y tan variopinto que de todo te puede pasar y encontrar. Por supuesto, la conexión con las personas que te siguen es increíble, me encanta serle útil y enseñarle lo poquito que yo sé a mucha gente, con eso ya soy feliz. Además, he tenido la posibilidad de conocer a muchos otros bloggers y profesionales de la gastronomía de este país, y eso ha sido gracias al blog. No obstante, el camino desde el inicio del blog hasta hoy no ha sido un camino de rosas, he tenido que sortear varias «piedras» de diferentes ámbitos, pero como siempre se dice, no hay mal que por bien no venga.

Si no tuvieras un blog, ni existiera la herramienta como tal, ¿qué harías?

Me quedaría un poquito huérfano. El blog para mí es como un niño pequeño al que tienes que atenderle en todo momento. Entras en un bucle en el que te engancha totalmente, ya sea el blog en sí mismo o todo lo que conlleva. ¿Qué haría entonces? No lo tengo claro, buscaría alguna otra manera de seguir mostrando y trasmitiendo mis conocimientos, mis trucos y mis recetas.

Si tuvieras que elegir una red social en lugar del blog, ¿cuál elegirías? ¿Por qué?

De todas ellas, me quedaría con YouTube, ya que los vídeos tienen un alcance impresionante y puedes conectar muy bien con tus seguidores. Todo este tema del mundo audiovisual está muy en auge y hay adaptarse a las nuevas tendencias, renovarse o morir, ¿verdad?

¿Qué planes tienes de futuro con respecto a tu blog?

¡Muchos planes! La pena es que no pueda tener todo el tiempo que a mí me gustaría para poder desarrollarlos. Seguiremos con más recetas, trucos de cocina y consejos de alimentación, potenciando además la parte de tendencias culinarias con la reciente incorporación de mi compañera Susana Ramos, experta en turismo gastronómico. Y, como decía antes, voy a apostar por los vídeos en mi propio canal de YouTube, además de iniciar un par de proyectos «gastro» que aún no puedo desvelar…

¿Lees otros blogs habitualmente?, ¿nos recomiendas alguno?

Suelo leer varios blogs, sobre todo los que tocan temas científicos o relacionados con la alimentación-nutrición, como Scientia, Mi dieta cojea o Dime qué comes. Específicamente de cocina, sigo la actividad de mis compañeros blogueros cocineros a través de las redes sociales y hay uno que me ha llamado últimamente la atención, The Hitchcook, una mezcla de cine y cocina muy original.

¿Dónde podemos leerte, en qué otros blogs escribes?
Podéis leerme en el periódico 20 minutos, a través del blog «Ciencia para llevar», donde iré publicando esporádicamente varios artículos sobre curiosidades de los alimentos. También estoy en la nueva revista digital de bodas, «Tú para cuándo», llevando el área de gastronomía. Igualmente, podéis verme cada semana haciendo una receta en el canal de «En Casa Contigo» con la actriz Silvia Tortosa y desarrollando la parte gastronómica más polifacética en mi nuevo proyecto «Los Gourmeteros».

Muchas gracias, Tomás.

_____

También puedes seguirle en Twitter, Facebook, Instagram y YouTube.