Loading... (0%)

Consulte a Boticaria García

05 diciembre 2016
boticaria garcia

Internet se ha convertido en una especia de consultorio de salud, que puede provocar más de un susto y de un malentendido. Por eso, se agradece encontrar voces autorizadas, profesionales de la materia que sepan dar una respuesta más que adecuada a las dudas que nos surgen. Una de ellas es Marián García, Boticaria García, toda una profesional de la farmacia dispuesta a compartir su conocimiento, que ha conseguido ser finalista en los últimos premios Bitácoras.

¿Cómo comenzaste en el mundo de los blogs? ¿Fue una iniciativa propia u te picó el gusanillo otros blogs?

En realidad hubo varios culpables. Yo estaba a punto de ser madre por segunda vez y me pasaba el día buscando información en Google sobre cacharritos. Del blog de puericultura (más bien es una Biblia) Mamis y Bebés salté a blogs de humor ya consagrados como el de Mamá en Alemania o Blog de Madre. Mi marido me decía «te pasas el día leyendo blogs y te mueres de ganas de tener el tuyo propio, ¡hazlo!». Así que le hice caso (pobre hombre, estoy segura de que ahora se arrepiente) y empecé a escribir Mi Gremlin no me Come. Un par de años después mi madre, que también es farmacéutica, me dijo: «me hacen mucha gracia las historias que escribes sobre mis nietos pero, hija mía, creo que podrías hacer algo más productivo en Internet». Así que como las madres siempre tienen razón, le hice caso. Me despedí en el blog del Gremlin y empecé Boticaria García.

¿Qué te llevó a pensar que la farmacia debía tener un espacio en la blogosfera?

Estaba cansada de escuchar en la farmacia la cantinela: «He leído en Internet que…». Me di cuenta del efecto poderoso que tiene el Dr. Google sobre las personas así que pensé: Si cualquiera puede escribir en Internet en un foro de mala muerte, ¿por qué no hacerlo yo? Igual, con suerte, alguien me lee.

Además, en aquel momento yo trabajaba en la farmacia de un pueblo de 500 habitantes en Cuenca. Por mucho que hiciera, mi consejo sanitario no podía llegar a mucha más gente y pensé que un blog sería un buen escaparate al mundo. Hoy el blog recibe medio millón de visitas mensuales y cada post es un consejo repartido que para mí es una pequeña batalla ganada al Dr. Google.

¿Destacarías alguna anécdota que recordaras de tus inicios?

Cuando llevaba aproximadamente un mes con el blog del Gremlin se me ocurrió escribir un post irónico sobre el Método Estivill. Alguien estará pensando «parecías nueva». Pues sí, era nueva y no me podía imaginar que aquello encendería las más bajas pasiones de una horda de madres que me inundó el blog con docenas de comentarios pidiendo que me quemaran en la plaza del pueblo.

Ahora ha cambiado la película. Desde que escribo en el periódico 20 minutos y llego a un público más amplio, tengo mi propia colección de trolls a los que quiero como si fueran mis hijos. Ya les espero pacientemente y hasta les doy mi propia ración de cariño. A todo te acostumbras, pero la primera vez deja huella.

¿Qué te han aportado los blogs, bueno y malo?

Quizá alguien piense que es una exageración lo que voy a decir, pero a mí el blog me ha cambiado la vida. Si hace tres años cuando trabajaba en Cuenca me hubieran dicho que iba a acabar escribiendo un libro, teniendo una sección de salud en RNE1, colaborando en Saber Vivir que era mi sueño de la infancia (cada uno tenemos nuestras manías) o haciendo un monólogo en el teatro del Círculo de Bellas Artes, no me lo hubiera creído. Y puedo asegurar que todo, todo, ha sido gracias a la visibilidad que me ha ofrecido el blog.

¿Lo malo? Que el trabajo del blog y de las redes sociales (porque aunque a veces se infravalore, es un trabajo) es muy demandante y absorbente. Me ha robado y me roba muchas horas a mis hijos, familia, amigos… Nada es perfecto.

¿Qué ha supuesto para ti el ser finalista de los premios Bitácoras?

En primer lugar, sacarme la espinita porque el año pasado quedé cuarta y tenía muchas ganas de poder disfrutar esa final. Después, conocer a mis compañeros finalistas, que son grandísimos profesionales y hacen una labor de divulgación espectacular en sus respectivos campos (neuropediatría y fisioterapia). Quiero felicitar desde aquí a María José Mas, que es la flamante ganadora y que me pareció una persona extraordinaria a todos los niveles. Esto es como lo del rasca y gana… ¡seguiremos intentándolo el año que viene!

Estas galas de premios son una verdadera fiesta y una oportunidad para conocer a muchos otros bloggers del sector con los que al final acabas estableciendo conexiones y sinergias interesantes. El 2.0 está muy bien, pero a veces hace falta «tocarse» y «ponerse cara».

Si no tuvieras un blog, ni existiera la herramienta como tal, ¿qué harías?

Seguiría haciendo lo que hacía antes de tenerlo… dar charlas de divulgación allí donde me han dejado colarme. He estado en guarderías con bebés de menos de un año y también en centros de jubilados con gente de ochenta, en asociaciones de amas de casa, en colegios, en institutos. Una vez organicé en otro pueblo de Cuenca una taller culinario «multicultural» para encontrar similitudes y diferencias gastronómicas con mujeres de un montón países diferentes (Rusia, Rumanía, Ecuador, México, Marruecos, China, España también…). El ayuntamiento nos dejó el bar de la piscina en el mes de noviembre para poder cocinar… Aquello fue una aventura, cada una traía sus sartenes y su comida, hacía un frío que pelaba.. pero lo recuerdo como una de las mejores experiencias de divulgación que he hecho nunca.

Con todo esto quiero decir que Internet es maravilloso y hace la divulgación mucho más sencilla y accesible, pero siempre se pueden hacer cosas, incluso donde nadie se imagina, como la cocina del bar de una piscina municipal en el mes de noviembre, llena de telarañas…

Si tuvieras que elegir una red social en lugar del blog, ¿cuál elegirías? ¿Por qué?

Tengo una relación amor-odio con Facebook que me tengo que hacer mirar, porque aunque yo soy tuitera hasta la médula me temo que me quedaría con Facebook. Si el objetivo es hacer llegar mensajes de salud a la población, tengo claro que a nivel divulgativo Facebook es mucho más efectivo.

Ahora, si me preguntas por mi red social favorita, no tengo dudas: Twitter. Twitter es mi principal fuente, no sólo de información, sino de personas interesantes. Twitter me ha regalado algunos de los que son mis mejores amigos hoy en día.

¿Qué planes tienes de futuro con respecto a tu blog?

Continuar dando guerra especialmente con los vídeos. Empecé a hacer vídeos en el mes de julio y tengo un gran camino por delante para mejorar. Son vídeos en los que hablamos de salud y donde siempre pasan cosas… hay juguetes, disfraces, experimentos, poemas tontos y muchas risas. Los vídeos eran un mundo desconocido para mí, no era demasiado fan del formato, y al final me estoy enganchando…

¿Lees otros blogs habitualmente?, ¿nos recomiendas alguno?

Hay un blog que es una joya y a mí me soluciona gran parte de mi vida social llamado Me Gusta Mi Barrio. Es un blog sobre planes (o más bien planazos) en Madrid: exposiciones, restaurantes de moda y, lo que es mejor, no tan de moda, cafés escondidos, mercadillos curiosos… Noemi es una trotera empedernida y con su ojo clínico recoge todo lo que merece la pena hacer en Madrid… y que a los mortales como yo se nos escapa. Y ademas, como ya se me está viendo el plumero lo digo: es un amor de persona y muy amiga mía.

¿Dónde podemos leerte, en qué otros blogs escribes?

Me podéis leer en mi blog, Boticaria García, en la web del periódico 20 minutos y una vez al mes colaboro con el archifamoso Club de Malasmadres. ¡Puedo decir con orgullo que yo fui la primera follower del Club! El trabajo que realiza su fundadora, Laura Baena es espectacular y aunque ya no le caben los premios en la estantería, tendrá que ir a por otra Billy porque los merece todos. Laura y Noemi son de esas personas que me ha regalado Twitter y sin las que ya me cuesta imaginar como sería mi vida, así que… ¡larga vida a los blogs y a las redes sociales!

Muchas gracias, Marián.

_____

También puedes seguirla en Twitter, Facebook  e Instagram.