Loading... (0%)

Marta Domínguez tiene el hilo de la innovación

16 febrero 2015
marta_dominguez

Telecomunicaciones e innovación son dos términos asociados a nuestra entrevistada de esta semana, Marta Domínguez, quien ha desarrollado su carrera profesional en este ámbito como experta en el desarrollo de negocios digitales y asesora de estrategia e innovación. Además, su conocimiento es tal que también es profesora en dos escuelas de negocios. Una experiencia y un bagaje tan apasionante que comparte en su blog, El hilo de innovación, el cual recomendamos que no te lo pierdas.

¿Cómo comenzaste en el mundo de los blogs? ¿Fue una iniciativa propia u te picó el gusanillo otros blogs?

Empecé a escribir en un blog especializado del IE Business School en el que ya lo hacían otros cuatro colegas. Fue en junio de 2008 y recuerdo que lo hice para hablar de OLPC (One laptop per Child), una iniciativa social del gurú y empresario Nicholas Negroponte. El post llevaba por título El ordenador de 100$ se pone guapo. En aquella época escribir posts era incluso novedoso. Yo lo hacía para poder contar a mis alumnos de MBA cosas que no cabían en clase. Pero mi debut oficial en la blogosfera con bitácora propia no fue hasta 2010 (otra vez en junio). El encabezado del post decía así: Reflexiones para aquellos que se lanzan a emprender en Internet, ya sea un nuevo negocio o la versión en la red de una empresa establecida. Llamé a mi blog El hilo de innovación porque tenía claro que mi objetivo era hablar de innovación. Lo iba a hacer desde mis propios proyectos profesionales y pensé que eso podía ser un hilo muy largo…

Tienes una amplia experiencia profesional dentro del mundo de las telecomunicaciones. ¿Por qué decidiste enfocar tu blog hacia el mundo de la innovación en internet?

Para mí hay dos formas de ver la innovación. Una habla de ideas y de cómo hacer que los equipos sean más creativos. La otra manera es la que habla de creación de nuevos mercados, descubrir dónde hay demandas de consumidores latentes, lanzamientos complejos, productos que no habían sido inventados antes. En los años que trabajé en la implantación de las tecnologías de comunicaciones (algunas bastante complejas como fibra óptica, transporte de datos digitales) o en el desarrollo del uso personal de smartphone y otro tipo de dispositivos móviles (sobre tendencias tecnológicas inciertas, cambiantes y complejas), mi trabajo tenía mucho que ver esta segunda perspectiva de la innovación. En cuanto a Internet, estuve presente en su concepción como red de redes, también en el nacimiento de otra infraestructura igualmente poderosa, el móvil. Ahora estoy al lado de startups tecnológicas y empresas de Internet. Todo forma parte de la misma nuez.

¿Destacarías alguna anécdota que recordaras de tus inicios?

Recuerdo que mis primeros posts de la historia los escribí con un alto sentimiento de responsabilidad. Supongo que por hacerlo en una escuela de negocio. Cuidaba mucho los juicios que expresaba y eran en cierto modo bastante formales. La segunda anécdota ocurrió con mi blog, El hilo de innovación: recuerdo con una sonrisa cómo estuve varios días decidiendo el tema que iba a usar en el primer post de mi nueva etapa. Estuve igual que una novia nerviosa, ensayando un discurso. Al final no lo utilicé. Como decía por entonces Enrique Dans [la frase no es literal, sí el sentido]: «si quieres ser constante en esto de los blogs, es mejor escribir de lo que a uno le gusta».

¿Qué te han aportado los blogs, bueno y malo?

Mucha gente, que luego se ha convertido en un contacto profesional activo, me ha descubierto como profesional a través de mi blog. Conocen las materias en las que trabajo, las metodologías que empleo, incluso la forma en la que trabajo antes de haberme puesto cara o voz. Eso es muy positivo porque es una introducción más valiosa que una tarjeta de negocios. No he visto todavía el lado malo de los blogs (si es que lo tiene). La única excepción es el estrés del bloguero.

¿Cuántos posts por semana? ¿Y si escribo uno diario? ¿No es poco hacerlo semanalmente? El tren de cuestiones similares es agotador. Lo sé porque he pasado este tipo de estrés. Para curarme lo que hice fue decirme a mí misma que mi profesión no era periodista. Y en cualquier caso, tampoco tenía mucho sentido ser esclava de mi blog. Eso da mucha libertad y al final terminas escribiendo mejores posts. O al menos eso dicen mis lectores.

Si no tuvieras un blog, ni existiera la herramienta como tal, ¿qué harías?

Uso Twitter en paralelo a mi blog. Muchos de los lectores de El Hilo de innovación me mandan mensajes cortos en Twitter. Usan esa vía de comunicación. Pero no estoy de acuerdo con los que piensan que los mensajes titular de Twitter pueden ser un sustituto cabal de los blogs. La lectura y escritura en blogs es un poco como la literatura. Para reflexionar necesitas un espacio en el que poder deternerte. Los blogs lo dan. Como antes lo hicieron las tertulias. O las charlas en torno a la máquina de café.

Si tuvieras que elegir una red social en lugar del blog, ¿cuál elegirías? ¿Por qué?

Pues Twitter. No soy muy fan de las redes basadas sólo en imágenes como Instagram, o de los grupos cerrados como WhatsApp.

¿Qué planes tienes de futuro con respecto a tu blog?

Tengo pendiente desde hace algún tiempo cambiar de plataforma. Ahora mismo uso la nube con un servicio SaaS, MyEgoo. Cero código, muy pocas opciones de trastear en él. Si no lo he hecho todavía es por falta de tiempo.

¿Lees otros blogs habitualmente?, ¿nos recomiendas alguno?

Leo tres tipos de blogs. En el tercer aniversario del Hilo de innovación hice esta clasificación: los divulgativos, post educacionales con guías a seguir (Ingresos al cuadrado en marketing online, Javier Megías en herramientas de generación de modelos de negocios o Steve Blank en emprendimiento); los periodísticos, post que comentan las noticias de la industria (Enrique Dans y Error 500 en blogs tecnológicos, Loogic en el universo startup); los que hacen pensar, post con reflexiones para recapacitar, idear o imaginar (los podrás ver como musings o insights, en inglés) (Antoni Flores en innovación, Seth Godin en estrategia o Amalio Rey en innovación abierta).

¿Dónde podemos leerte, en qué otros blogs escribes?

Escribo también mis artículos en la revista Harvard Deusto. Recientemente también he participado escribiendo uno de los capítulos de España Lean Startup. El libro-manual, que se puede descargar de forma gratuita en la página ELS2014.

Muchas gracias, Marta.

_____

También puedes seguirla en Twitter, LinkedIn y Medium.